home
 

Con ochenta y nueve años y con el metro en la mano, Eugenio Reverón Sierra discutía con Diego, su hijo y el muchacho como él le llamaba, de las peculiaridades de un proyecto ilusionante que a la vez le asustaba, la ampliación de su antigua bodega...

...ASÍ EMPIEZA NUESTRA NUEVA ETAPA